Reproducción de helecho mediante esqueje

La reproducción de helechos mediante esqueje es una gran alternativa. Estos son sencillos de cultivar y a las tres semanas ya producen raíces, lo que hace que el proceso sea mucho más rápido que si se hiciera con semillas. A lo largo de este texto, te explicaremos en detalle el paso a paso para realizar la reproducción de helecho mediante esqueje.

helecho-esqueje
Lo ideal es que el esqueje cortado tenga un pedazo de raíz

¿Cómo obtener un esqueje de helecho?

Generalmente, el esqueje de un helecho que se obtiene de otra planta de la misma especie que tengamos en casa, ya que lo que queremos lograr es que se reproduzca . Aunque también existe la posibilidad de conseguirlo de algún helecho que encontremos en la naturaleza, pero hay que prestar mucha atención para que no sufra ningún tipo de enfermedad.

Entonces, para obtener un esqueje deberás observar en aquellas partes en donde las frondas salen del rizoma con sus respectivos nódulos de crecimiento. Para conseguirlo, toma una tijera de podar afilada y hace un corte (con mucho cuidado) que tenga 3 nódulos y quítalos del rizoma.

Es importante aclarar que cuando se obtiene el esqueje del helecho, lo ideal es que contenga un pedazo de raíz, en el caso de que no la tenga, deberás colocarlo en un recipiente con agua hasta que las mismas se desarrollen y luego proceder a plantarlo.

¿Cómo plantar un helecho por esqueje?

Si quieres reproducir un helecho mediante esqueje, lo recomendable es hacerlo a finales del verano. A continuación, el paso a paso para ejecutar la reproducción:

  1. Corta un tallo de un helecho que ya tengas por debajo de su base (deberás obtener un pedazo de raíz).
  2. Selecciona una maceta grande y agrega tierra. El tamaño de la maceta es para que sirva cuando el helecho crezca.
  3. Realiza un agujero en la tierra y dentro del mismo coloca el esqueje. Presiona la tierra alrededor del mismo para proporcionarle estabilidad.
  4. Riega con abundante agua la tierra sin producir charcos. Coloca la maceta en una zona con luz natural, nunca sol directo. Corrobora que el sustrato siempre esté húmedo.
  5. Pasadas las tres semanas, verifica si las raíces están creciendo. ¿Cómo hacerlo? Tira suavemente para arriba y si resiste es porque se están desarrollando de manera correcta.
Texto: Romina Benito