Cactus de navidad: ¿cuál es el riego adecuado?

La Schlumbergera más conocida como cactus de navidad, es una planta que proviene de zonas con mucha humedad y generalmente aquellos ejemplares que tenemos en el hogar suelen ser híbridos resistentes. Es por ello que prefiere la tierra drenada y humedad en el ambiente en donde se encuentre. El riego cumple un papel clave en esto y te enseñaremos como hacerlo a lo largo de este texto.

cactus-de-navidad-riego
En primavera y verano se riega dos veces a la semana, y en invierno solo una vez.

¿Cómo se riega el cactus de navidad?

Durante el período de crecimiento, el cactus de navidad es cuando más agua requiere, por lo menos, dos veces a la semana. Cabe aclarar que no se deben formar charcos, ya que esto produce hongos y las raíces y los tallos se terminan pudriendo .

Durante el resto del año el riego se debe disminuir y luego de que termine la floración, es aconsejable dejar de regar por dos meses. Entonces, lo pasamos en limpio:

adidas yeezy prezzo basso
jordan max aura 4
custom kings jersey
adidas yeezy shoes
nfl jersey sales
yeezy 700
cheap nfl football jerseys
air nike sneakers
cruz azul jersey 2023
adidas yeezy boost 350 v2 mono ice
custom hockey jerseys
college football jerseys
lace front human hair wigs
pasante kondom

  • Primavera- verano: dos veces a la semana. En este caso puedes colocar un plato debajo de la maceta y retirar el agua a los 30 minutos.

¿Cómo medir la cantidad de agua en el riego? Visualizar las hojas es la mejor forma, si están arrugadas o tienen grietas es porque les falta agua, en el caso de que su color verde brilloso sea cada vez menos y estén debilitadas es porque les sobra agua.

Lo ideal es que, aunque sea un día la tierra de la maceta esté seca e ir regando de a poco. Si observas que las hojas se debilitan, deberás aumentar el riego. El objetivo es encontrar el equilibrio ideal para tu cactus de navidad.

Para regar, puedes optar por hacerlo con una regadera o también rociar sus hojas con un pulverizador (no hay que hacerlo sobre las flores), de este modo la planta siempre se mantendrá húmeda.

En conclusión, la manera más sencilla de saber si el riego que se está realizando es el adecuado es controlando las hojas y la tierra. Si esta última está seca es porque necesita más agua, si está húmeda, puede esperar unos días más sin recibir agua. Es por esto que se recomienda que en verano se riegue más veces, ya que por el calor la tierra se seca más rápido.

Texto: Romina Benito