Beneficios del ajo

Las propiedades y beneficios del ajo son conocidas y usadas alrededor del mundo desde la antigüedad. A pesar de tener un fuerte aroma, el ajo es una maravilla como antibiotico para nuestra salud.

Beneficios y propiedades del ajo
El ajo tienen innumerables beneficios

Propiedades del ajo

Estas son las propiedades principales que encontramos en el ajo fresco:

Nutriente por 100g
Proteína 6.36 g
Sodio 17 mg
Cobre 0.299 mg
Calcio 181 mg
Agua 58.58 g
Fibra 2.1 g
Hierro 1.7 mg
Magnesio 25 mg
Fósforo 153 mg
Potasio 401 mg
Zinc 1.16 mg
Selenio 14.2 mg
Vitamina C 31.2 mg
Vitamina B-6 1.235 mg

Alicina y saponina

La alicina es el compuesto principal del ajo y es el que genera su fuerte aroma, se encuentra en su bulbo o diente y es protagonista de muchos de los beneficios que tiene para nuestra salud. Es un antimicrobiano que mata diversos microorganismos y estimula nuestro sistema inmunológico. La saponina es otro compuesto del ajo que tiene efectos antimicóticos y antibacterianos. Ambos compuestos dilatan los vasos sanguíneos y previenen una coagulación demasiado rápida.

Beneficios medicinales del ajo

El ajo tiene los siguientes beneficios curativos:

  • Antiparasitario
  • Antimicrobiano
  • Antifúngico
  • Anticancerígeno
  • Antiviral
  • En la ayurveda denominan al ajo como un ‘alimento maravilloso’, lo usan para curar enfermedades pulmonares por su acción expectorante y descongestionante, para el reumatismo y la hipertensión.

El ajo tiene muchos beneficios para nuestro estomago ya que elimina parásitos del intestino e infecciones por amebas, sirve en el tratamiento de diarrea y ayuda a la pérdida de peso. También tiene una leve acción diurética por su contenido en fructosanos. El ajo también nos ayuda a calmar el dolor que producen las hemorroides.

  • Remedio casero con ajo para hemorroides: Pon en ½ litro de agua hirviendo 3 dientes de ajo machacados, 5 clavos y 2 hojas de laurel, deja a fuego lento por 10 minutos. Al finalizar deja enfriar la mezcla y después cuela. Aplica con un algodón en la zona de hemorroides.

A las mujeres durante el embarazo les beneficia en situaciones de preeclamsia. Regula la menstruación y debido a su acción antifúngica el ajo es bueno para eliminar infecciones vaginales ya que inhibe el crecimiento de hongos.

  • Supositorio vaginal para la candida albicans: Pela 1 diente de ajo y corta ligeramente la pulpa, envuélvelo en un trozo de gasa y ata muy bien un trozo de hilo. Introduce el diente de ajo en la vagina y déjalo actuar durante toda la noche. Quítalo en la mañana y repite 3 o 4 veces.

Tiene un efecto antitumoral en determinados tipos de cáncer hepático. Sirve como tratamiento para enfermedades de cuerdas vocales. El ajo en los hombres ayuda en problemas de la próstata agrandada. Tiene propiedades afrodisíacas aumentando el apetito sexual. 

El ajo aumenta los niveles de colesterol bueno, normalizando triglicéridos y lípidos totales. Previene la esclerosis cerebral y la arteriosclerosis. Aumenta la producción de bilis por el hígado y estimula la expulsión de la bilis por parte de la vesícula biliar.

Si no te gusta el olor de ajo pero quieres tener sus beneficios, puedes encontrar en el mercado vitaminas de ajo, procura que sean de buena calidad y que tengan los registros necesarios que lo avalen. Recuerda que siempre será mejor consumir fresco y directo.

Conoce también los beneficios que tiene el ajo negro, una de las diferentes variedades que tiene esta hortaliza.

Uso del ajo de forma externa

El ajo se puede aplicar externamente en forma de pasta, alcohol, pomada, directo o en cataplasmas para aliviar el dolor, sarna, verrugas, úlceras y como cicatrizante. Puedes encontrar en el mercado pomada de ajo que usan mucho para disminuir varices y moretones.

Ajo para el cabello

Ya sea untado o en bebida, el ajo se usa en diferentes tratamientos para el cabello, trata la sarna en el cuero cabelludo, promueve el crecimiento del cabello y elimina piojos.

Ajo para la piel

El ajo es super bueno para quitar verrugas y mezquinos ya que tiene un función ablandadora en las células cutáneas, causa la muerte de tejidos y también destruye la capa de queratina que se encuentra en las verrugas:

  • Remedio de ajo  para las verrugas: Corta un diente de ajo en rodajas y ponlas en un frasco con vinagre. Cada día pon una de las rodajas directamente en la verruga y cúbrela, debido a la acción que produce el ajo en piel la verruga caerá.

El ajo puede ayudar al quitar tapones de cerilla en los oídos:

  • Remedio de ajo para cerilla en los oídos: Se aplica por medio de gotas que haremos con aceite de almendras dulces, zumo de ajo y glicerina, todo en partes iguales los agregaremos a un gotero y listo.

Por las propiedades antiinflamatorias, vitaminas y minerales que tiene el ajo es una planta muy saludable para nuestra piel si usamos la cantidad adecuada. Ayuda a eliminar imperfecciones como granos y espinillas, aclara de forma natural y suaviza y rejuvenece nuestra piel.

  • Mascarilla de ajo para la cara: Machaca 2 dientes de ajo sin cáscara hasta formar una pasta, agrega 1 cdta de aceite de oliva y mezcla. Limpia tu cara y aplica la mascarilla por 10 min. Puedes hacerlo 3 veces a la semana.

Si tienes uñas frágiles el ajo te ayudará a fortalecerlas y mantenerlas sanas:

  • Remedio de ajo para fortalecer e hidratar las uñas: En un frasco vacío y completamente limpio de esmalte (puedes usar acetona para limpiarlo) coloca un diente de ajo sin cáscara y machacado y agrega aceite de oliva o almendras dulces. Aplica por 15 min y después retira con agua. El aceite ayudará a que tus uñas también se hidraten.
  • El efecto antimicrobiano del ajo depende se la concentración de alicina que tenga el bulbo. Debido a este compuesto puede matar bacterias como estafilococo, salmonela, neumonía, difteria y combate meningitis.

Ajo combinado con otros alimentos

Ajo con limón

La mezcla del limón y ajo hacen que las propiedades de cada uno aumenten y fortalece nuestro sistema inmune. Esta combinación es un shot de vitamina C y es perfecta para dolor de garganta, resfriados o tos.

  • Pica un diente de ajo y añade el jugo de un limón, toma en ayunas por 4 – 6 días.

Ajo y cebolla

La combinación de estas dos hortalizas es excelente para reducir los niveles de colesterol malo y prevenir la formación de cálculos biliares. También fortalecen nuestro sistema inmune, alivian catarros y aumentan nuestra longevidad. Añade más cebolla y ajo fresco a tu dieta diaria para obtener todos sus beneficios.

Ajo con miel y limón

Esta combinación es de las mejores para combatir síntomas de gripa y tos, resfriados y dolor de garganta.

  • Jarabe casero de ajo, miel y limón: Corta 10 dientes de ajo en trozos pequeños y añádelos junto con una taza de miel de abeja o agave a un frasco de vidrio con tapa. Agrega el jugo de 1/2 limón y su cáscara, mezcla todo y cierra el frasco. Guárdalo por 3 días en un lugar fresco y sin luz. Al pasar esto días puedes usar tu jarabe, toma una cdta en ayunas durante 7 días y deja descansar otros 10. También puedes añadir 1 cdta en una taza de agua caliente.

Contraindicaciones del ajo

El consumo de ajo generalmente es inofensivo, dependiendo de la cantidad que se consuma podemos tener diferentes efectos. En pieles sensibles el ajo puede causar irritación en la piel si se aplica por periodos largos. En algunas personas puede causar acidez en el estomago si se consume fresco en ayunas, también podemos sentir náuseas y algunas veces tener mal olor corporal.

Jugo de ajo

Además del del té de ajo otra bebida que nos ayuda a obtener todos los beneficios de esta maravillosa planta es el jugo de ajo. Fortalece nuestro sistema inmune, ayuda a la salud de nuestro organismo, a perder peso, mantener un cabellos sano, a la correcta circulación y a eliminar el dolor de garganta.

  • Jugo de ajo: Licúa 1 kg de ajo con 1 litro de agua, cuela y listo. Tómalo en ayunas por 7 días y después descansa 15 días.

Vino tinto y ajo

Otra receta para bajar de peso con el ajo es añadir vino tinto, si combinamos las propiedades de ambos, éstas serán más fuertes. Protege nuestro corazón, elimina toxinas, quemamos grasa más rápidamente y genera antioxidantes.

  • Vino tinto con ajo: Pela 12 dientes de ajo y córtalos en cuatro partes cada uno, después mezclalos con ½ litro de vino en un frasco de vidrio con tapa. Mantén el frasco bien cerrado y deja en reserca el vino por 15 días, procura que esté en un lugar donde reciba luz y agita el frasco todos los días. Pasados estos días cuela y pasa el líquido a un frasco oscuro. Puedes tomarlo todos los días durante un mes, rebajarlo si te apetece y beberlo frío o caliente.

AVISO: No nos hacemos responsables del uso que puedas hacer con la información provista. Te recomendamos que ante cualquier problema de salud acudas con un profesional.

Texto: Cin